Home / Quienes Somos

Quienes Somos

El proyecto

Este sitio es un proyecto impulsado por la Red Sehlac (www.sehlac.org) y coordinado por la Asociación para Políticas Públicas (www.app-argentina.org) con el objetivo de ofrecer y crear contenido educativo especializado en idioma español sobre la problemática del desarme humanitario, particularmente el relativo al proceso de prohibición de Armas Nucleares, el uso de la Inteligencia Artificial en el diseño de armas totalmente autónomas y los procesos organizados de la sociedad civil y la comunidad internacional para abogar por un mayor control y una prohibición de estas armas en conflictos armados. Este proyecto cuenta con el apoyo de ICAN (International Campaign to Abolish Nuclear Weapons) y de Campaign to Stop Killer Robots (Campaña para Detener a los Robots Asesinos).

Sobre Sehlac

La Red Sehlac es una iniciativa de carácter regional que reúne a organizaciones de la sociedad civil y activistas organizados en torno a la problemática de desarme humanitario. La Misión de la Red Sehlac es trabajar cooperativamente con los Estados de la Región, con  el objetivo de alcanzar el desarme humanitario y el fortalecimiento del Derecho Internacional Humanitario a través de la incidencia, la coordinación con los distintos actores de la región; el fortalecimiento de las capacidades.

¿Qué es Desarme Humanitario?

Los procesos políticos y civiles de desarme humanitario se enmarcan dentro de este “gran paraguas” llamado Derecho Internacional Humanitario (DIH). El mismo establece que las partes intervinientes en un conflicto (sean agentes estatales o no estatales) están obligados a no realizar ataques indiscriminados y minimizar las consecuencias de los mismos sobre la población civil, así como evitar sufrimientos innecesarios en los combatientes. En este sentido, el DIH tiene tanto el objetivo de proteger a las personas que no están en combate y aliviar el sufrimiento de las víctimas (aún de los combatientes), así como el de limitar los medios utilizados en la guerra. Estos objetivos se encuadran en lo establecido en el Derecho de Ginebra –respecto a la protección de las víctimas- y en el de la Convención de la Haya –sobre la limitación de medios de combate-, aunque ambas normativas se encuentran interconectadas.

Los esfuerzos en pos del desarme por parte de la comunidad internacional fueron más significativos luego de los desastres producidos por el uso de armas químicas y luego nucleares en la I y II Guerra Mundial respectivamente, cuando se focalizaron los esfuerzos en prohibir las armas de destrucción masiva. Es así como surgen el Tratado de No Proliferación Nuclear en 1970, la Convención para armas biológicas y toxínicas en 1975, y la Convención de armas químicas, que entró en vigor en 1977. Con estos tratados y una comunidad internacional más consciente del impacto del uso de estas armas, aún no había pleno acuerdo sobre otro tipo de armas  convencionales, como las minas antipersonas o las municiones de racimo, que requirieron de otros esfuerzos y negociaciones para regular su uso.